Artes Plásticas UIA

lunes, 24 de agosto de 2009

Utilizando los colores complementarios.


Los colores complementarios son aquellos enfrentados en la rueda básica del color: naranja y azul, rojo y verde; violeta y amarillo, resultan útiles a la hora de pintar. Al yuxtaponerlos, los colores complementarios proporcionan contrastes llamativos.
Podemos citar a Van Gogh, Franz Marc y Rufino Tamayo, solo por mencionar a tres de los muchos artistas que dentro de su obra el color relegó al motivo figurativo o tema tratado. El color es parte esencial de una obra, y los colores complementarios proporcionan una mayor y misteriosa atracción.

Ciervos rojos. Franz Marc 1912, el color rojo de los ciervos se realiza al rodearse de fondos en color verde.

Dualidad. detalle. Rufino Tamayo 1964. El artista oaxaqueño realizó una composición de dos figuras (quetzalcoatl y tezcatlipoca) donde la serpiente en color verde hace contraste con un fondo en color rojo y el jaguar en color naranja sobre un fondo en color azul.

Equipo naranja
Los niños y niñas del equipo naranja aplicaron estas parejas de colores, eligiendo uno para el fondo y otro para su figura, no sin antes claro observar la obra de pintores que utilizaron estos llamativos contrastes de color.
¿Coincidencia o intuición?

Revisando nuestro archivo fotográfico de ya más de un año, algunas de las obras de los niños y niñas muestran la utilización de estas parejas de colores complementarios, podríamos decir que es solo coincidencia, podríamos pensar que ellos difícilmente intuyen que color será el ideal para su obra, sin embargo, desde un principio nos debemos plantear que no estamos ante simples arrebatos de los niños y niñas, si observamos detenidamente vemos como dichos colores invaden cierta zona del papel y que parecen haber sido pensados conscientemente de cuál era su lugar en ese pequeño espacio. Citando lo que dijo el pintor Maurice Denis: una obra pictórica, antes de ser un caballo, una mujer o cualquier anécdota, es en esencia una superficie plana, cubierta de colores dispuestos en un orden determinado.
¿Cómo eligen los niños donde situar cada color?, la respuesta es el motivo por el cual los grandes artistas de principios de siglo XX admiran el trabajo de los infantes: Espontaneidad, esa sigue siendo la respuesta. Valoremos esos momentos de espontaneidad, que nos inducen a pensar entre una coincidencia y una intuición.